La increíble armadura de Iron Man se salta las leyes de la física

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

La primera armadura de Iron Man, que fue diseñada por Jack Kirby y Don Heck, que a su vez tuvo como creadores originales en la historieta a Tony Stark y Ho Yinsen en 1963, era un exoesqueleto mecánico hecho por formas de energía, ácidos, fuego y armas ligeras fundidas a gran temperatura. Esta armadura tenía la capacidad de aumentar la fuerza de superhéroe hasta 10 veces y tenía la facultad de hacer saltar enormes espacios. Esta coraza poseía también una sierra para cortar metales en miniatura, proyectiles de metal y sensores, todos controlados por Iron Man.

Con el correr del tiempo esta armadura fue varias veces modificada, donde no solamente se le agregaron otras funciones, sino que su composición y color eran diferentes. Los nuevos diseños que se hicieron con los años, mejoraron las funciones de ataque, a la vez que desafiaban la gravedad. También con el tiempo las nuevas armaduras pudieron fusionar el cuerpo de Stark con este caparazón y se le agregaron más componentes, como repulsores mejorados, botas jet, y modelos que permitían al superhéroe ir a hipervelocidades.

Luego de todas estas transformaciones, la última versión del traje de Iron Man muestra una serie de nuevas funciones, que aunque anteriormente desafiaban muchas leyes físicas, estas al parecer son ahora más notables en el nuevo diseño del traje.

Un traje increíble por fuera, pero contradictorio por dentro

Esta nueva versión Tony Stark, al convertirse en Iron Man, puede acumular mucha energía en un pequeño disco, lo cual le permite que el traje mantenga su carga, sin embargo, la energía residual ante un generador tan grande lógicamente podría fundir a quien se vistiera con él. La armadura para funcionar necesita un reactor de arco nuclear, a su vez usa reacciones nucleares que convierten la masa en energía. En este sentido Iron Man debería tener una energía de 3 gigajulios, lo cual es muy potente y en este caso esta energía debería alimentar a la armadura con ese número por segundo. Esta conclusión determina que la energía eléctrica total que pudieran generar 178 países no cubriría la demanda que requiere la armadura.

Otro aspecto que llama la atención es que en las últimas apariciones del personaje la armadura tiene una serie de componentes acumulados en el pecho del hombre, y aunque puedan estar diseñados con nanotecnología, rompen la ley de conservación de masa. Este es un principio físico importante, ya que, si por ejemplo el traje tuviera un peso de 140 kg con todas sus funciones, esa carga estaría concentrada en el pecho, lo que generaría un peso enorme, sin embargo, por los movimientos relativamente cómodos del personaje, que parece que el traje no pesara, este principio se rompe.

Otra ley que se quiebra es aquella famosa relacionada con Isaac Newton, una que en física tiene un precepto: “Toda acción tiene una reacción igual y opuesta”. Un ejemplo de esto es que si se lanza un cohete hacia una dirección, este tiende a moverse a la otra. Este principio es válido para permitir que el superhéroe pueda volar, sin embargo, la misma ley física dice que por la potencia del rayo repulsor, la fuerza misma lo llevaría hacia atrás cada vez que disparen los rayos.

Los giros de Iron Man tienen mucho que explicar

La física dice que cuando un objeto está en movimiento y este contiene otro en su interior, al detenerse repentinamente, el que está dentro sigue moviéndose. Es por esta razón que cuando las personas van en un vehículo una frenada repentina hacen que el tirón del cinturón de seguridad se sienta, que es el verdadero motivo para lo que fue creado de este sistema de seguridad, para que si se frena de golpe, las personas no salgan disparadas de sus asientos.

En el caso del superhéroe, este muchas veces hace giros muy violentos, lo que por la lógica, el personaje debería sentir el mismo tirón que un cinturón de seguridad, lo cual no ocurre, ya que luego del frenado el personaje inicia otro movimiento en reversa casi en un milisegundo. Esto no solo desafía las leyes físicas, sino que por estas fuerzas llamadas G, en la realidad, estas destruirían su cuerpo por completo.

Todas estas y otras más de las leyes físicas que rompe Iron Man tal vez no sean motivo de curiosidad por la audiencia, ya que obviamente es más importante la historia y los acontecimientos que ocurren. Para muchos espectadores y seguidores del superhéroe, todas las contradicciones referidas al tema de la física están justificadas, puesto que, precisamente un superhéroe debe romper estas leyes para poder actuar de forma holgada y cómoda en sus batallas contra los villanos. Esto también es un punto válido, pues es evidente que los superhéroes deben romper con los principios físicos y matemáticos, para que puedan usar sus superpoderes en favor del mundo, que es el motivo real por el cual fueron creados, y por el que hoy en día gozan de tantos seguidores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.