Entre la realidad y la ficción: mundos paralelos, universos múltiples y viajes en el tiempo

Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

La literatura de ciencia ficción, los cómics y el cine nos han mostrado que existen mundos paralelos, múltiples universos y líneas de tiempo diferentes que pueden interactuar entre sí. De esta manera nos maravillamos ante las habilidades del Dr. Strange que pudo visualizar 14.000.605 futuros posibles y solamente en uno, los Vengadores podrían ganarle al inefable Thanos en su afán destructivo. En el film Spiderman: un nuevo universo; tras la muerte de Peter Parker, el joven Miles Morales, en su proceso de convertirse en el nuevo hombre araña, tuvo que convivir momentáneamente con 4 versiones de Spiderman provenientes de universos diferentes.

Pero hay más. Superman puede retroceder el tiempo girando en sentido opuesto a la tierra o tener un doble bizarro que vive en un mundo paralelo, regido por reglas y valores diametralmente opuestos a los suyos. Bruce Wayne revive una y otra vez el asesinato de sus padres para asumir la identidad doble de Batman. El joven Marty McFly viaja a su antojo en su Delorian al pasado alterando pequeñas situaciones y regresa a un futuro donde presencia las consecuencias favorables de lo que hizo; es lo que vendría ser un universo alterno. Estos conceptos basados en complejas teorías físicas han estado al alcance de las masas gracias a estos productos de la cultura popular.

Lo que puede parecer mera fantasía, vuelos de la imaginación, tiene una base científica que vamos a explorar.

En el caso de mundos paralelos, los cosmólogos consideran que su existencia tiene una alta probabilidad en razón de la vastedad casi infinita de nuestro universo. Hasta ahora, con la tecnología actualmente disponible, solo se ha podido observar 42 mil millones de años luz. Esto implica no sólo la existencia de vida extraterrestre, sino sistemas solares con las mismas características que el nuestro, aunque con líneas de tiempo diferentes. Es muy posible que existan dentro de nuestro universo.

Más allá están los multiversos o universos paralelos. La idea proveniente de la literatura de ciencia ficción fue asumida por los físicos con la teoría de la inflación cósmica, en el sentido de que, con el big bang, el universo se expandió exponencialmente de tal manera que lo que concebimos como nuestro universo constituye una pequeña parte de un todo, donde coexisten muchos universos similares o completamente diferente, gobernados por otras leyes físicas inclusive. Lo que no parece fácil de comprobar es que exista contacto entre los diferentes universos.

La posibilidad de los viajes en el tiempo.

Con la teoría de la relatividad especial de Einstein, donde el tiempo es una dimensión ligada al espacio y que, por lo tanto, puede sufrir deformaciones por el efecto de la gravedad, surgió la idea de los viajes en el tiempo, más que nada en un sentido, del presente al futuro. En consecuencia, Terminator no podría viajar al pasado para cargarse a Sara Connor y cambiar el futuro de las máquinas. Más alucinante, es la situación del personaje de Kyle Rise, quien ha sido enviado por John Connor desde el futuro no sólo para impedir la misión del Terminator sino para que lo engendre a él. Se crea una paradoja temporal sin solución.

Pero no perdáis las esperanzas, están los puentes de Rosen-Einstein que popularmente son conocidos como los agujeros de gusanos, consiste en 2 puntos separados por espacio-tiempo, como un agujero negro que por su intensa fuerza de gravedad todo lo absorbe incluyendo la luz y el otro extremo sería un agujero blanco, llamado así porque ejercería el efecto contrario, lo expulsaría todo. Esta idea fue llevada a la ficción por el famoso divulgador científico, al escribir su novela “Contacto” para mostrar la viabilidad de un viaje a un planeta habitado, situado a 26 años luz de distancia, que fue adaptada al cine. Ejemplos notables de estos viajes han sido presentados en el film “Interestelar” y la famosa serie alemana “DarkFinalmente, se puede concluir que la ficción y la ciencia se retroalimentan pues, si algo no parece tener límites es la imaginación humana. Si la cantidad de universos existentes es casi infinita, no debería sorprendernos que pueda existir una Metrópolis real o una Ciudad Gótica con su caballero de la noche, o un planeta llamado Kriptón a punto de explotar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.